jueves, 24 de junio de 2010

Interesante estudio.

Recibimos el siguiente artículo, sobre un tema que de una forma u otra nos atañe... "Las Palomas", que tanto gustan a los niños, que habitan nuestros parques, plazas y edificios. Como se ha demostrado, su excremento causa un tremendo daño en las edificaciones. Hace algunos años, nuestra máxima joya, el Teatro Nacional, debió ser reparado a un costo altísimo, a consecuencia de este agente corrosivo, debiendo poner una malla protectora para mitigar ese efecto.

El artículo enviado versa sobre el tema de salud, aunque parece serio no lo damos por cierto, pero si es muy interesante.

El Editor

)))))))))))))))))))))))))))))))

Estudio muestra que palomas son fuente de bacterias dañinas

Por Kate Kelland

Un equipo de científicos identificó que las palomas, que dominan las plazas de las ciudades de todo el mundo y gozan de mala fama, transportan dos bacterias causantes de enfermedades, lo que las convierte en una amenaza para la salud pública.
Los resultados del estudio en España mostraron que pese a que estos microorganismos pueden ser dañinos para los humanos, aparentemente no causan problemas a las aves. Por lo tanto las palomas, que a menudo son llamadas "ratas con alas", pueden actuar como fuentes de peligrosas bacterias.
"Los animales que viven en contacto cercano con los humanos pueden ser riesgosas reservas de patógenos humanos", escribió Fernando Esperon, del Centro de Investigación de Salud Animal en Madrid, que lideró el estudio.
Las personas que habitan de Londres a Venecia y de Nueva York a San Francisco tienden a tener una relación de amor y odio con los millones de palomas urbanas que dominan las plazas, bares y monumentos de sus ciudades.
Sus desechos cubren la Plaza Trafalgar, en Londres; la Plaza San Marcos, en Venecia, y Times Square, en Nueva York, donde picotean sin cesar las migas que quedan de la comida.
Para este estudio, que fue publicado en la revista BioMed Central del Acta Veterinaria Scandinavica, Esperon y su equipo analizaron 118 palomas de áreas urbanas de la capital española para detectar la prevalencia de ciertas bacterias conocidas como portadoras de enfermedades en los humanos.
Los investigadores hallaron una bacteria llamada Chlamydophila psittaci en el 52,6 por ciento de las aves capturadas, y otra llamada Campylobacter jejuni en el 69,1 por ciento.
En los humanos, la psitacosis a menudo comienza con síntomas gripales y se puede convertir en una neumonía peligrosa para la vida. Y, de acuerdo a Esperon, la bacteria de la especie campylobacter es una de las principales causas de diarrea aguda en todo el mundo.
"De hecho, en muchos países, como Inglaterra y Gales, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, la infección de Campylobacter jejuni provoca más casos de diarrea aguda que la infección con las especies de salmonella", escribió.
Al igual que otras bacterias, la salmonella también puede causar fiebre, diarrea, náuseas y vómitos.
Los científicos dijeron que, aunque las mismas aves parecían no enfermarse con las bacterias, podrían potencialmente transmitirlas a los humanos.
"Estos datos deberían tenerse en cuenta para controlar a la población de palomas", escribió el equipo.

Fotografía: José Miguel/ Flickr.com