domingo, 13 de marzo de 2011

¡La prisa!

Mientras el cuerpo permanece en la ceremonia, afuera, impaciente, un trabajador de la funeraria mira con afán el reloj, para concluir su tarea.
No ha entendido que el tiempo acabó... y que algún día el suyo también acabará.