domingo, 25 de septiembre de 2011

 Las comunidades y vecinos de las antenas de telecomunicaciones, se han organizado para protestar por la colocación de las mismas, pues según se dice producen una radiación mortífera. Sin embargo, pude observar a estos trabajadores subir a lo más alto de la antena, sin amarras ni protección; entonces: ¿Quién los protege? La semana pasada, dos trabajadores cayeron de una estructura de ese tipo.