martes, 20 de septiembre de 2011

SOLOHEREDIA, pachos y lentejas

SOLOHEREDIA es un medio de comunicación editado por Eduardo (edú) Sánchez —diseñador y fotógrafo— cuyo propósito es preservar y promover los valores de la cultura herediana e informar a los cientos de lectores que nos visitan diariamente, acerca de acontecimientos o noticias que contribuyen al bienestar del ser humano y de la sociedad, que honren su dignidad, que reconozcan su esfuerzo y méritos.
Nuestra educación y tradición familiar nos impiden denigrar o mofarnos de las gentes. Esto último, lo anotamos pues por ahí aparecen algunos pseudo escribidores, que utilizan las páginas de algunos periódicos pueblerinos para, tras el título de pachos, chismes o cuentos de viejas de patio, regar bolas que ofenden o se burlan de la dignidad de las personas, sean o no funcionarios públicos.
Las mentes enfermizas que se dedican a escribir tales bajezas, así como los seudo medios que los publican como gran cosa, presentan la cara del deterioro de la ética, si es que alguna tienen, y el rostro de la miseria humana con el veneno que esparcen y del cual se vanaglorian y en algunos casos llegan al límite de la delincuencia con la injuria gratuita y sin fundamento. Ese charco porcino, SOLOHEREDIA no lo pisará jamás.
SOLOHEREDIA no lucra ni solicita dádiva o anuncios para publicar o dejar de publicar algún asunto. No  copiamos noticias, como si lo han hecho con nosotros, ni comemos lentejas de sobras, como tras la máscara del anonimato o pacho, algún frustrado se dejo decir tras nuestra negativa a promocionar su pasquín en SOLOHEREDIA.
Sabemos quién es el  autor de los pachos, dimes y diretes de la provincia, a nuestra puerta ha tocado para ofrecerlos como material, para ellos las puertas estarán siempre cerradas.  
SOLOHEREDIA no necesita patrocinios económicos para subsistir ni se ofrece al mejor postor, porque tenemos dignidad, damos la cara: vive de nuestro amor por Heredia y todo lo que su idiosincrasia representa, dejará de existir cuando no cuente con el apoyo de los lectores, que cada día más y más, reconocen nuestra labor para recelo de quienes sólo destruyen con sus pachos.