domingo, 15 de enero de 2012

¡Irónico!

 No hay duda alguna de que el ser humano está en franca guerra con el ambiente; un ejemplo de ello es que en un lugar bien alejado del centro de San Rafael de Heredia, un bosque rodeado de árboles y fauna, alguien llegó a botar tres "árboles de navidad" (cipreses)  con sus respectivos pies de madera, a la orilla de una ceca de cipreses. ¡¡¡!!!
Pero esoo no es todo: también botaron una gran cantidad de desechos de gipsum, en gran parte de una trocha...