miércoles, 25 de julio de 2012

Otro disparate

Comentario

Turismo y patrimonio arqueológico
ESFERAS AFRODISIACAS

Freddy Pacheco León
La información del periodista Álvaro Murillo (La Nación, 23/7/12) sobre la aventura de la ,  con astrólogos obsesionados con las magníficas esferas de piedra elaboradas por nuestros artistas aborígenes, ilustra solo uno de los tantos disparates interesados surgidos alrededor de éstas.
Circula un libro sobre las tortugas baula, de un exasesor del Pentágono conocido en playa Grande, donde este dizque científico, afirma algo que causa hilaridad: dice que la explicación más sencilla para las esferas es que representan ¡huevos de tortuga marina!
— Luego de afirmar que son afrodisíacos, narra que los chibchas de Costa Rica (sic) simplemente imitaron los excesos reproductivos de esos quelonios y que las esferas fueron ofrendas simbólicas a sus dioses, agradecidos por aumentarles el machismo ganado al comer sus huevos.
Así que, más allá de su origen extraterrestre, defendido por aquellos reacios a reconocer las virtudes creativas de los indígenas ticos, o el carácter místico de los que no conocen aún a Galileo, lo cierto es que cuando de obtener beneficios para sus “proyectos” se trata, como en el caso que comentamos, cualquier cosa es esperable, sin importar sus consecuencias para la formación cultural que, obviamente, no necesita de este tipo de aportes.