domingo, 26 de agosto de 2012

Comentario

Gasto injustificable por expropiaciones en Guanacaste
El costo de una sola expropiación

COMENTARIO a la siguiente publicación: http://www.nacion.com/2012-08-25/ElPais/expropiacion-para-proteger-tortugas-cuesta--4-millones-.aspx

Se pagan MÁS DE $6 millones de dólares por tan solo "100 m de frente de playa", colindantes con el Parque Nacional Marino Las Baulas de Guanacaste. Esos ¢3200 millones se le han de sustraer al escuálido presupuesto de los parques nacionales, cual si no se tuvieren que hacer inversiones prioritarias que claman por ser atendidas.
Ahora bien, si todavía faltan unos 7.000 metros lineales que algunos insisten en expropiar a pesar de que la ¡Ley de Creación del Parque los ubica fuera del área de conservación!, y el Estado es incapaz de atender, ¿por qué no valorar los múltiples esfuerzos
(municipales y del poder ejecutivo) por considerar alternativamente un proceso de desarrollo sostenible en esas tierras ajenas al Parque Marino, que garantice un mejor futuro para los empobrecidos vecinos y una adecuada protección para las pocas baulas (33 en cuatro meses) que todavía llegan a las playas Grande, Ventanas y Langosta?

Aparte de que no hay un solo estudio que demuestre el efecto sobre las tortugas baula, que hubiere supuestamente tenido el muy limitado desarrollo urbano que a través de los años se ha dado en tan amplia zona costera, sí se tienen resultados catastróficos reflejados en el número de baulas que anidan en las playas Grande, Ventanas y Langosta: De las 2000 tortugas que llegaban a ellas al crearse el refugio de vida silvestre y el parque nacional, ¡ahora solo llegaron 33!. Sumadas las tortugas llegadas en las últimas tres temporadas, no llegan a 100.

La causa no es ni más ni menos, que la pesca irresponsable con palangres y otras artes destructivas que se ejecuta muy lejos de Costa Rica en aguas del Pacífico Sur, donde se estima que han estado eliminando al menos 2.500 baulas por año.
En fin, por seguir los lineamientos interesados emitidos por un ente extranjero que se ha sentido "dueño" del Parque Nacional gracias a la indolencia de autoridades ambientales, el Estado costarricense ya empieza a sentir las consecuencias de un proceso que podría costarle no menos de $300 millones. Gasto innecesario que de ejecutarse, no vendría a significar nada para la conservación de las baulas que, después de grandes obstáculos, todavía llegan a desovar a una playas que pese a formar parte de un área de conservación, poco a poco se va quedando sin baulas.

Mientras tanto, la pobreza campea en poblaciones como Matapalo y otras vecindarios que, paradójicamente, por vivir cerca de un parque nacional, no tienen posibilidades de progresar paralelamente al desarrollo de áreas de administración municipal que, gracias a una interpretación errada de un funcionario de la Procuraduría, ha confundido a personas y funcionarios administrativos, judiciales y legislativos que no se han atrevido a reconocer su grave error. Entes que si lo quisieran, podrían impulsar una evaluación independiente, libre de prejuicios y transparente, que llevaría justicia a donde hace falta, lo que permitiría retomar el propuesto proceso de desarrollo sostenible que todavía espera su puesta en ejecución.
DESGLOSE DEL COSTO DE LA EXPROPIACIÓN de la propiedad del señor Unglaube
$ 3,100,000.00
Monto a cancelar al ICSID por honorarios y gastos
$ 438,407.00
Honorarios abogados CR como reclamado en el arbitraje (329)
$ 1,647,968.00
Intereses a pagar a Marion Unglaube sobre precio expropiación
$ 965,900.00
Gastos varios (peritos, viajes y viáticos) estimación prudencial
$ 250,000.00
COSTO FINAL PARA EL ESTADO
$ 6,402,275.00
Costo final por m2 por el Estado
$ 853.64

Freddy Pacheco León, PhD
Biólogo