viernes, 12 de octubre de 2012

En mi opinión...

El equipo Herediano

Lic. Roberto Cambronero V.

El equipo Herediano ha sido elemento muy importante en la forja de nuestra identidad, estandarte de orgullo provincial, motivo de alegrías y sinsabores y fuente de ilusiones de gloria por ya casi un siglo. 
Las hazañas de este equipo a lo largo de su historia son incontables, grandiosas, únicas. Basta recordar aquel equipo de los años treintas que fue el primero y por mucho tiempo el único que conquistó cuatro campeonatos seguidos; la cantidad de campeonatos que durante tantos años nadie pudo superar; los extraordinarios jugadores que salieron hacia diferentes países a lucir la grande y verdadera calidad del fútbol de Costa Rica y de Heredia en particular, como aquel equipo de 1949 que fue contratado casi completo por diferentes equipos de Colombia, meca del fútbol mundial de la época adonde llegaban los mejores jugadores del mundo, especialmente de Argentina. Vale la pena recordar los nombres de aquellos jugadores: Cholo Rodríguez, Max Villalobos, León Alvarado, Negro Esquivel, Mario Murillo, Ivo Arias, Chano Campos, Rodrigo Araya. Todos ellos brillaron con luz propia a la par de los astros del momento como Alfredo Di Stefano, Adolfo Pedernera, Néstor Raúl Rossi, Julio Cossi, Oscar Contreras, etc. Y cuando regresaron porque pudo más el mal de patria que sus ambiciones personales, volvieron a constituir un equipo Herediano que por casi dos años se mantuvo invicto jugando aquí o afuera, contra quien fuera, así se llamara Banfield de Argentina, Sevilla de España, Audax de Chile o Walker de Viena.
El equipo Herediano de hoy es un caso extraordinario, quizás único en el mundo, un equipo que nos está dando lecciones de lealtad, coraje, sacrificio, entrega y paciencia. Abandonados por su dirigencia, luchando solos, han ido avanzando hasta los primeros lugares y en cada partido se ganan la admiración y el respeto de los aficionados. Al final, quizá no importe el lugar que ocupen; ya habrán dado su mejor esfuerzo, su mejor ejemplo, su mejor lección. Para ellos, nuestro respeto y admiración.
Cuando pronto la dirigencia de la institución gloriosa del Club Sport Herediano esté en otras manos, enterremos en el olvido absoluto a los irresponsables de hoy y hagámosle el homenaje de afecto, admiración y respeto que los muchachos del Herediano de hoy se han ganado cargando sobre sus espaldas a la institución entera.