martes, 2 de octubre de 2012

En torno al Arbitraje CSH-RBC Radio

Comentario

Lic. Carlos Sánchez
El arbitraje es un procedimiento mediante el cual un tercero resuelve de manera pacífica un conflicto entre partes; debería ser algo rápido para que la disputa acabe en el menor tiempo posible, conociendo de antemano que hay que tener en cuenta circunstancias que cada caso conlleva.
Conozco que existen una serie de procedimientos que siempre hay que agotar, pero lo cierto es que hay casos que deben ser resueltos de manera pronta, veloz, ágil pues de nada sirve un laudo que ponga fin al conflicto cuando ya el objeto o la causa que lo provocó ya no exista, pues el tiempo la consumió y ya no tendría interés, de ahí que los alcances de esa sentencia serían espurios. Y es que esto es precisamente lo que se busca con un arbitraje, pero al paso que va el proceso (hasta donde conozco) Asociación Deportiva CSH y RBC Radio, cuando el laudo llegue ya no va a existir equipo en la primera división y cuidado tampoco en la segunda. 
Siempre hablamos los abogados que la mora judicial nos mata, que los procesos son lentos y que duran años y años y que muchos de ellos se desisten por el cansancio de alguna de las partes, pero no obstante tantas críticas, si debemos reconocer, que en este caso concreto (Asociación Deportiva CSH y RBC Radio) le hubiera ido mejor a la Asociación la vía judicial, (por Incumplimiento Contractual) pues se pediría una medida cautelar y la Asociación administraría el equipo, hasta tanto no recaiga sentencia, que dicho sea de paso, es difícil que no sea favorable para la Asociación y no estaríamos pasando las actuales penurias y seguir siendo el hazmerreír para algunos. 
Claro también conozco que el contrato de administración señala que se debe acudir a la figura del arbitraje, pero en vista de cómo están las cosas y del peligro que corre el equipo se debería por parte de la Asociación instar a una resolución pronta del conflicto, pues repito… a como van las cosas… existirá un laudo pero ya no habrá equipo y ruego a Dios, que yo me equivoque.