lunes, 4 de marzo de 2013

Comentario

Para NO olvidar
(La frustrada Villa Olímpica)
Dr. Freddy Pacheco León
Como se está gastando una cantidad increíble en hospedaje para los miles de participantes -dirigentes y deportistas- en hoteles de 4 y 5 estrellas del área metropolitana, ahora el candidato Araya se queja de las acciones que impidieron vender la mitad del cementerio Calvo para construir allí tres torres de apartamentos (“villa olímpìca”) y una de oficinas. PUES BIEN, para no olvidar recordemos que cual arte de magia negra, el cementerio Calvo pasó de ser camposanto a parqueo y luego a edificios de apartamentos en unas dos semanas. Fiel a su papel de vocero de las cosas incómodas de su alcalde, don Rafael Neftalí Arias pretendió infructuosamente ablandar a la opinión pública anunciando primero que se tomarían 18.000 m2 del cementerio Calvo para construir allí un gigantesco parqueo para la Municipalidad de San José. Después, al comunicar a las autoridades del CNP que ya no le comprarían el terreno de 22.000 m2 a que se había comprometido don Johnny Araya, anunció que tenían otro terreno, donde existe un parqueo municipal, donde construirían su “villa olímpica”. Terreno supuestamente, “colindante” con el Cementerio de administración municipal.
. . Para seguir con su función, luego dijo que el cementerio no era cementerio, aunque reconoció que se habían exhumado y trasladado restos humanos hacia la parte de atrás, para aprovechar “el lote” que por error (seguro) la gente y las autoridades municipales siempre han zonificado como “Cementerio Calvo”. Error que se incluye (seguro por descuido) en el obligatorio Plan de Ordenamiento Urbano del cantón central de San José y que, también por error, siempre ha tenido el fin que se le otorga por ley a los cementerios. En este caso al llamado “Cementerio de los Pobres”, de los más humildes, de los que literalmente no tienen dónde caer muertos, como los más de 1000 cadáveres (muchos salidos de la Morgue Judicial) que han tenido cristiana sepultura en donde querían construir los condominios. Profanación que se detuvo gracias al recurso de amparo que presentara doña Vilma Sánchez y que fuere acogido por la Sala IV el 11, del mes 11, del 2011.