lunes, 18 de marzo de 2013

Primera Junta de Educación

Virginia Leitón Arguedas, directora de la escuela, de rojo,
junto a los integrantes de la primera Junta.
La Escuela Capacitación Obrera, institución pública dedicada a la educación formal primaria y gratuita para adultos, ubicada en la Escuela Joaquín Lizano. Como dato interesante es que los alumnos reciben inglés igual que en las instituciones diurnas. 
Por primera vez desde su fundación, la Municipalidad de Heredia nombró y juramentó una Junta de Educación para dicha institución. La misma está integrada de la siguiente manera:
Presidente:
José Luis Chaves Saborío.
Vicepresidente:
Flor María Vasquez Carvajal
Secretaria:
María Luz Zeledón Moya
Vocal 1:
Marjorie Quesada Flores
Vocal 2:
Elizabeth Calvo Segura

Historia de la Escuela:
En 1947, Don Lalo Gámez funda en Heredia la "Escuela de Capacitación Obrera". El éxito coronó el gran esfuerzo. La escuela se transformó en la más valiosa experiencia que se había realizado en el campo de la educación sindical. Dirigida a formar buenos líderes sindicales, la escuela iniciaba con cursos de alfabetización. A los tres meses los alumnos estaban leyendo en público, escribían y desarrollaban cortos temas en las asambleas. La matemática se dirigía a formar buenos tesoreros de sindicatos. El español se dirigía hacia el Secretariado y Presidencia de sindicatos. Después de la Escuela Primaria, la escuela acentuaba sus objetivos: ahora, y por dos años, los alumnos recibían lecciones de Sindicalismo, Cooperativismo, Legislación Social, Cívica y Constitución Política, problemas universales. Estas últimas comprendían lecciones de Geografía, Historia, Sociología y Debate. Era obligatorio pertenecer a un club: Teatro, Coro, Futbol, Declamación. Se realizaba una asamblea semanal, a cargo de los alumnos, con un tema de discusión, y dos veces al mes se realizaban sesiones de trabajo en los cantones, por medio de una reunión pública y un juego de futbol. La formación y desarrollo de la personalidad del obrero era punto medular del programa. Sin darse cuenta, don Lalo adquirió un liderazgo muy fuerte en toda la provincia de Heredia. Al llegar a sexto grado, se otorgaba un Diploma de Conclusión de Estudios Primarios, para quienes no lo habían concluido. Tomado de "El Espíritu del 48"