lunes, 8 de abril de 2013

Terapia



A cargo de la profesional Elisa Naranjo / Tel: 8819-6746 / 8834-3128
Preguntas, dudas o inquietudes escribir a enterapiaholistica@gmail.com


_________
Columna de Terapia (8)

¿Como atender pequeñas emergencias en el hogar?

A todos nos ha pasado, despertar en medio de la noche con un pequeñito enfermo, con fiebre en aumento, vómito, nauseas, diarrea, dolor de cabeza y estomago, gripe y ningún medicamento apropiado para niños en el botiquín.

¿Cómo contener los síntomas antes de determinar si es conveniente salir corriendo al hospital en medio de la noche?

Lo primero que nos van a preguntar al llegar a un servicio de salud, son los síntomas, cantidad de eventos, duración, etc. así que el primer paso es el mismo del método científico: OBSERVACIÓN.
Hoy quiero dejarles algunos pasos que no debemos olvidar y que nos pueden ayudar a mantener la calma mientras observamos la evolución de nuestros pequeños.

1. Fiebre: Imprescindible tener un termómetro, para determinar y es una emergencia o no. Si no se tiene medicamento prescrito para niños, puede probar usar una capa de ropa ligera y una frazada liviana para dormir. El cuarto debe ser cómodo, ni demasiado cálido ni demasiado frío. Si hace calor en el cuarto o está mal ventilado, un ventilador puede ayudar.

No es necesario bajar del todo la fiebre para alcanzar una temperatura normal. La mayoría de los niños se sentirán mejor cuando la temperatura baje aunque sea un solo grado.
Un baño de agua tibia o baño de esponja puede ayudar a bajar la fiebre. recuerde que no es recomendable usar baños fríos, hielo o fricciones con alcohol, ya que podrían empeorar la situación causando temblores.
Una Fiebre de 38 grados requiere tratamiento ya que puede subir rápidamente causando problemas serios.
En los siguientes casos debe buscar atención médica inmediata:
Está llorando y no puede calmarse (niños).
No lo pueden despertar fácilmente o no se despierta en absoluto.
Parece confundido.
No puede caminar.
Tiene dificultad para respirar, incluso después de que la nariz está despejada.
Tiene los labios, la lengua o las uñas de color azul.
Tiene un dolor de cabeza muy intenso.
Presenta rigidez en el cuello.
Se niega a mover un brazo o una pierna (niños).
Tiene una convulsión.
Tiene un nuevo salpullido o aparecen hematomas.
Si no presenta ninguno de los casos anteriores y no se tiene medicamentos apropiados, puede usar:

a. Te de Borraja: Diurético que le ayudará a mantener la fiebre en control relativo mientras recibe tratamiento. Infusiones de plantas medicinales como sauco, sauce, tomillo, salvia, menta, violeta, jengibre, café y romero, pueden ayudar a bajar la fiebre.
b. Compresas o pañitos: Aceite esencial del Menta (funciona muy bien si además hay dolor de cabeza). Puede aplicar directamente en la zona con dolor o diluido en agua como compresas. Puede usar también: eucalipto y lavanda en el agua. Si no tiene aceite esencial puede usar manzanilla, menta, eucalipto fresco en el agua.
c. Loción calmante: Mezclar una cucharada de aceite de oliva y unas gotas de aceite de lavanda u eucalipto. Aplicar directamente sobre la piel. 

Náusea, Vómito y Diarrea: Primero hay que entender que el cuerpo en su sabiduría, se está defendiendo y por tanto está expulsando aquello que le hace daño. Por tanto, lo primero en caso de una emergencia es no parar el evento y prevenir posibles complicaciones por deshidratación, debilitamiento, etc. Recordemos que estas propuestas son para esas primeras horas cuando estamos observando la evolución del cuadro. Por eso es recomendable saber: la cantidad de vómitos y deposiciones, el aspecto, color, etc dará al médico información valiosa.

Por tanto, recomiendo:
Dejar salir: Si ya el cuadro ha empezado, los posibles síntomas como fiebre, dolor de cabeza y otros, se verán controlados si se evacua el problema principal. 
Hidratación: Beber, como medida de primeros auxilios, mucha agua para evitar la deshidratación debido a la pérdida de líquido y minerales. especialmente en los niños, los ancianos y las personas que tienen enfermedades crónicas.

1. Mezclar una cucharadita de azúcar, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 1 cucharadita de sal en una taza de agua. Este remedio casero se puede aplicar, tanto para los niños pequeños como para los adultos y el objetivo es mantener el cuerpo hidratado.
2. Colocar 2 ramitas de tomillo en una taza de agua hirviente. Tapar y dejar reposar por unos minutos. Beber esta preparación para combatir la diarrea desde el inicio.

Recibir asistencia médica en los siguientes casos:

Lactantes y niños pequeños
Ancianos o quienes ya se encuentran enfermos o deshidratados por otra dolencia.
Una diarrea que persiste más de tres días continuos. 
Una diarrea acompañada de fiebre, calambres abdominales, vómitos, ictericia (coloración amarillenta de la piel y esclerótica de los ojos) o debilidad extrema.
Una diarrea que presenta sangre, pus o moco en las heces fecales.
Vómito: Es un mecanismo del cuerpo mediante el cual arrojamos afuera el contenido del estómago cuando por alguna razón este no funciona adecuadamente. Es un resultado de la contracción de sus músculos. En ocasiones vomitar es un síntoma de alguna enfermedad severa.
Para los primeros episodios, luego de haber vaciado el estomago y si las nauseas persisten, puede probar:
Una cucharadita de jugo de menta, ½ cucharadita de jugo de jengibre, una cucharadita de jugo de limón y una de miel en un vaso de agua. Bébelo 2 o 3 veces al día.
Té de Cardomomo y miel. Tomar en cucharaditas, frecuentemente.
Té de Canela. Tomar en cucharaditas, frecuentemente.
Si los síntomas persisten o empeoran, si no hay respuesta pronta y positiva del paciente, se debe buscar ayuda médica urgentemente.
Quiero recordarles que la terapia holistica, busca la sanación del cuerpo físico, mental y espiritual, y que esto no va en contra del tratamiento alopático tradicional. Es por esto que siempre buscando un estado de salud integral, se debe utilizar el recurso de la medicina tradicional siempre que sea pertinente. Los recursos que aquí les comparto son sobre todo en casos sufridos.
El dolor nunca es normal, no debemos acostumbrarnos a vivir con él, ya que nos está avisando que algo no está bien.
Saludos,
Elisa Naranjo
E.N. Terapia Holistica