sábado, 1 de junio de 2013

Comentario

LA “ESPECIAL” CONCESIÓN DEL TRANVÍA

Freddy Pacheco León*
*Especialista en estudios de impacto ambiental
Los “estadistas” del actual gobierno están tan obsesionados con las concesiones mal concebidas, que casi no hay semana que se libre de tales amenazas. Aeropuertos, carreteras, parquímetros, revisión vehicular, puertos, vertederos de basura ¡y hasta tranvías! forman parte de esa lista interminable de negocios, que POLÍTICOS-EMPRESARIOS han llevado hasta la médula del Estado.
Muchos recuerdan al alcalde-candidato de San José anunciando, con un modelito de juguete en sus manos, el tranvía que pronto se construiría de Pavas a la vieja estación de la Northern. Lo planteó como la gran solución al congestionamiento vial de la ciudad capital y el proyecto que, luego de rechazar las concesiones a las empresas autobuseras en el 2014, brindaría un servicio más barato y eficiente a las decenas de miles de usuarios que necesitan del transporte público. 
De acuerdo con el embajador de Francia, sus amigos galos hicieron un “estudio” que mostraba las bondades de un tranvía de doble vía que por 10 km correría a lo largo de la Sabana, el Paseo Colón, la avenida segunda y el Paseo de los Damas, entre otros. ¡Era el magnífico proyecto que además embellecería la degradada ciudad colocándola al lado de las capitales europeas!, por lo que se siguió adelante con tan admirable proyecto, contratándose el ESTUDIO DE FACTIBILIDAD con el BID para su visto bueno final, que a continuación comentamos.
En primera instancia, el todavía OCULTO informe entregado al alcalde-candidato en enero de este año, señala la necesidad de invertir unos cuantos millones de dólares para los estudios que hacen falta, como por ejemplo, para determinar qué pasaría con los 2.500 VEHÍCULOS, públicos y privados que ya no podrían circular CADA HORA por donde correría la línea férrea desde la Sabana al barrio La California. Ello en vista de que a lo largo de todo su recorrido, tales calles y avenidas serían ¡EXCLUSIVAS para el tranvía! 
Además, señalan los expertos la deficiente información sobre la cantidad potencial de pasajeros, que tendría OBLIGATORIAMENTE que usarlo para ingresar y salir de San José. Pasajeros que hoy usan la autopista General Cañas y las vías de San Pedro, residentes en San Ramón, Palmares, Grecia, Alajuela, Curridabat, Cartago, y Pavas. Gasto que habría de ampliarse con “un estudio de ingeniería para la licitación” que costaría hasta un 5% del total de la inversión.
Pero lo más “interesante” es más bien lo siguiente: El ESTADO (usted y nosotros, amigo lector) TENDRÍA QUE CONSTRUIRLO invirtiendo, al menos, $25 millones de dólares por kilómetro (el de San Diego costó $17,2 millones) para un total de más de $150 millones de dólares. Gracias a que ya no se propone que corra los 4 km entre Pavas y la Sabana, nos estaríamos “ahorrando” $100 millones.
Lo anterior sin tomar en cuenta, los costos relacionados con la reubicación y construcción de las terminales de los 600 buses que ya NO INGRESARÍAN a la ciudad capital, y el imprescindible reordenamiento vial que demandaría nuevas vías en el área metropolitana. Pero bueno, alguien de buena fe pensaría que es un esfuerzo que hay que hacer para, ¡por fin!, hacer de San José una ciudad bonita, habitable, moderna, segura, adornada con un tranvía de colores.
Sin embargo, estamos seguros que esa misma persona de inocente pensamiento cambiaría de parecer al conocer EL NEGOCIO OCULTO que no se ha anunciado. Según un llamado “montaje que implica inversión pública y operación privada”, el Estado “gestiona y administra EL FINANCIAMIENTO de las inversiones para la obra civil, la vía, los sistemas, el material rodante, los estudios y la adquisición de terrenos…”, mientras que el actor privado (¡EL CONCESIONARIO!) se encargará “de LA OPERACIÓN y del mantenimiento y tiene que cobrar todos los costos asociados a estos dos actividades”. Para ello, continúan los expertos del BID, EL CONCESIONARIO “solo invierte para cobrar el costo en capital de trabajo inicial (inventario y reservas de repuestos iniciales, saldo de caja inicial)”, otorgándosele “una GARANTÍA DE INGRESOS mínimos (para cobrar sus costos de operación)”. 
En síntesis, nosotros, LOS CIUDADANOS pagaríamos la inversión millonaria para que EL CONCESIONARIO privado haga el eventual negocio contando con la “garantía de ingresos mínimos”, por lo que hayan o no hayan pasajeros, siempre tendría ganancias por el esfuerzo de operarlo. ¡Negocio redondo!
De esta forma, lo que parecía inicialmente UNA CHAMBONADA más, evolucionó a un “montaje” sumamente costoso para el pueblo costarricense, ya de por sí cansado de esa mala aplicación del concepto de concesiones que algunos “estadistas” de pacotilla insisten en desprestigiar.
````````````````````````````````````````````````````
Así publicado en Página Abierta (Diario Extra) del martes 28 de mayo del 2013.http://diarioextra.com/Dnew/noticiaDetalle/40798