miércoles, 17 de julio de 2013

Comentario

EL ASUNTO de las expropiaciones y arbitrajes
NO ES JUGANDO
Dr. Freddy Pacheco León
La noticia se refiere solo al costo de los procesos, no de lo que podría resultar en caso de que algunas de las sentencias sean favorables a los que se consideran afectados. Solo un caso de un lote de 100m de frente de playa en playa Grande (¡de los 7000 m que habría que supuestamente expropiar) le costó al Estado (en agosto del año pasado) $6.4 millones (incluyendo pasajes aéreos y viáticos de los funcionarios del Minae que fueron a pasear a Washington D.C.). Solo en honorarios para abogados el Estado gastó más de $1,6 millones.
Sería interesante conocer cuántas querellas similares se estarán tramitando, en situación en que los terrenos expropiados pero no pagados, se ubican en el área vecina a las playas del Parque Las Baulas que, ¡según la letra de la Ley de Creación! no pertenecen al área de conservación, y por tanto no deberían ser expropiadas, pues están tierra adentro y no “aguas adentro” a partir de la marea alta, como dice el texto que un procurador leyó al revés.
Ahora, unos cuantos años después, algunos aceptarán que lo mejor para el país y para las pocas baulas que llegan al Parque Marino (¡solo unas 30 por año!) hubiera sido acoger el Reglamento de Zonificación aprobado por la Municipalidad de Santa Cruz, con el cual se hubiera abierto la opción a un desarrollo de muy baja densidad y estrictos lineamientos ambientales y arquitectónicos, que hubiera salvado a la nación de un gasto injustificable (¡y en la de menos casi imposible de atender!).
Si un solo lote le costó al Minae $6,4 millones, y en este caso entendemos que son más de 20 los que estaría siendo parte del proceso de arbitraje, podríamos estar pensando en una cifra cercana ¡a los $100 millones! (ø50.000 millones de colones). Y lo peor, como parte de un gasto inútil impulsado por un organismo extranjero que al final de cuentas no aportó ni un dólar para pagar las expropiaciones que se tramitaron desde el Minae.
En fin, el daño es grande, irreparable, injustificable, irracional y, más trascendental, innecesario para el bienestar de las baulas que todavía llegan a las playas Grande, Ventanas y Langosta. ¿Se le podría cobrar a los culpables de este desaguisado la parte que les corresponde?
http://www.ameliarueda.com/6-millones-le-cuesta-al-pais-cuatro-arbitrajes-contra-empresas-extranjeras/#respond