jueves, 10 de octubre de 2013

Comentario

SECRETARIO GENERAL DEL SITRAMINAE LANZA GRAVES ACUSACIONES CONTRA LA ADMINISTRACIÓN DE LAS ÁREAS DE CONSERVACIÓN.

Aunque don Roberto Molina, secretario general del Sitraminae nos pide no opinar sobre el proyecto de ley que deroga la Ley de la Biodiversidad, y por ende, elimina el Sinac y el Conagebio, no le podemos complacer. Entre otros, porque defendemos fervientemente la libertad de expresión que nos garantiza la Constitución Política de Costa Rica, y también porque, como muchas otras personas que han llegado a conocer dicha chambonada, nos oponemos a que, a partir de un diagnóstico muy sui generis acerca de lo que pasa en el Sinac, se vaya a provocar un caos administrativo y operativo, de impredecibles consecuencias, en un área tan sensible, como son las áreas de conservación del país.
Ahora bien, si en su lectura del proyecto, don Roberto no ha logrado percibir dichas consecuencias, pese a la advertencia previa que hiciéramos antes de la reunión que denominaron “Congreso Nacional de Conservación” y la pequeña caminata que quisieron presentar como ‘gran marcha de los guardaparques’, eso no es parte de nuestras responsabilidades.
Y decimos esto pues consideramos inconcebible que conociendo algo así, ¡derogar la Ley de Biodiversidad!, todavía se pretenda siquiera avalar un proyecto semejante. Ello independientemente de que, según su criterio, 
- el Conagebio es un elefante blanco que le quita recursos económicos a los parques nacionales;
- el Sinac tiene a los parques nacionales sumidos en la pobreza y la desesperación;
- no se han pagado los millones de dólares por expropiaciones de tierras;
- los administrativos del Sinac suman casi 150 en la sede central y se gastan millones en becas y viajes innecesarios al exterior y dentro del país;
- las 11 oficinas regionales están comandadas por caciques y gamonales que gozan de teléfonos celulares gratis, vehículos nuevos, que han tomado el fondo de parques nacionales cual si fuere una piñata para festines, que también se la pasan viajando;
- se tienen proyectos que manejan millonarias cuentas de dólares que se usan para inventar reuniones en hoteles finos y el pago de consultorías nefastas…
Se trata pues de un diagnóstico que, viniendo de un funcionario del Sinac con tantos años de experiencia, demanda una intervención inmediata del ministro de Ambiente René Castro, de la Contraloría General de la República, de la presidencia de la República, y quizá hasta del Ministerio Público, pues se trata, según esa denuncia (que copiamos íntegramente a continuación) los fondos del Estado costarricense no están siendo adecuadamente utilizados.
Mientras tanto, no solo dejamos de lado los infames calificativos conque nos ‘condecora’ el distinguido dirigente sindical, sino que le anunciamos que su nota pública tendrá la divulgación que demandan las circunstancias, ni a los ‘piropos’ de un líder NINI que dice que este servidor de ustedes es una persona “muy enferma y que padece de graves trastornos psicológicos”, para quien habremos de considerar otras acciones.
Sí aclaramos que no nos referiremos a las “guollerias” (sic) que según él se incluyen en las convenciones colectivas, por lo impreciso de su comentario.
En fin, don Roberto, de todas formas le agradecemos su denuncia pues somos de los que compartimos el deseo de que todas las áreas de conservación del país (¡no solo los parques nacionales!) puedan algún día superar las deficiencias administrativas que, ¡ahora nos damos cuenta!, son más serias que las que conocíamos, PERO, que cada vez estamos más convencidos, no se resuelven jamás con la destrucción de la Ley de Biodiversidad y los entes sustentados en dicha Ley.
Muchísimas gracias.
Prof. Freddy Pacheco León, PhD
Biólogo