jueves, 17 de octubre de 2013

Opinión

El Coronel Olvidado

Dr. Miguel A. Rodríguez M.Q.C.
En el hitos que se encuentra en el Muelle de San Carlos, en su placa al pie del mismo indica sin lugar a dudas la importancia que tuvo la Batalla de la Trinidad para derrotar al filibustero no sólo en Costa Rica si no de todo Centro América.
El hitos en cuestión dice: “de este lugar salió el ejercito expedicionario costarricense para librar la campaña militar más importante y decisiva en la Guerra contra el invasor filibustero: la toma de la vía del tránsito.
Sin lugar a dudas el joven soldado Nacional quien bloque al artillero principal y enfrento solo durante un corto tiempo la batalla mientras llegaban sus compañeros fue el barveño Nicolás Aguilar Murillo de 22 años de edad.
Más de treinta años desde la fecha del combate duro para que reconocieran sus meritos. Así en todo el proceso de la investigación profunda y sistemática, desde que el Zapador solicitara el premio que había ganado hasta la conclusión de la misma. (1885-1892).
Se le da entonces los honores de héroe nacional por nuestros abuelos de esa época (casi dos generaciones después).
Señalo entonces:
1. Decretos del Congreso Constitucional confirmando el hecho histórico del Zapador.
2. Los quinientos colones ofrecidos antes de la batalla.
3. Pensión de sesenta colones.
4. Grado de Coronel de las Milicias Nacionales.
5. Medalla de oro: “La Patria agradecida por su Heroísmo.
6. Retrato a la municipalidad de Barva.
7. Placa de bronce conmemorativa a la acción heroica.
8. Placa al centenario del nacimiento el 10 de setiembre de 1834.
9. Nombre de la casa comunal de Barva de Heredia.
10. Cambio de nombre el distrito del tigre a distrito Aguilar en montes de oro Puntarenas.
11. Nombre del Liceo de Monte Rey en San Carlos.
12. Tumba en el cementerio de Barva con placa y columna truncada.
13. Himno a Don Nicolás Aguilar Murillo.
14. Consideraciones por escritores con prosas y poemas.

El nombramiento como Héroe Nacional en 1892 es celebrado junto a Juan Santamaría. 

Tuvo entonces el coronel dos olvidos colectivos a nivel nacional, el primero de 1856 a 1892 y el segundo cerca de los años cuarenta al 17 de octubre del 2013. En sumatoria más de un siglo de olvido.
Pero lo más patético y profético que rescato de todo este silencio y descuido nacional son las ideas y pensamientos que en razón de la acción heroica de nuestros abuelos y abuelas del 56 y 57 que con patriotismo amor y abnegación por nosotros sus descendientes se ven en marcados en el libro de William Walker “la guerra de Nicaragua” en la traducción de Ricardo Fernández Guardia, apunta en su introducción y en la de un escritor norteamericano(James Jeffrey Roche), The Story of the Filibustero, Londres,1894, “el filibustero a modo de Walker ha sido suplantado por el especulador, sin que se note que la moral del mundo haya ganado nada con el cambio…”.
“Esta frase lapidaria entraña una advertencia que tenemos que tener presente, ya que indica con claridad el nuevo peligro que nos amenaza la esclavitud económica”.
El Coronel no necesita honores, ni reconocimientos fastuosos, él cumplió con la Patria. Pero nosotros si necesitamos recobrar los valores y principios de nuestros antepasados, es necesario levantar del pesado fardo del olvido colectivo, que nuevos zapadores rescaten y nos defiendan del filibusterismo económico, de este capitalismo salvaje, turbo capitalismo, con que los nuevos invasores han robado la paz de una Costa Rica que brillo por su democracia nativa, ya hace también muchos años atrás.
Don Nicolás Aguilar fue nombrado HEROE NACIONAL en 1892 y los barveños – heredianos, tenemos la evidencia clara en la tumba del cementerio de Barva donde la placa sella con realidad objetiva esta calidad de héroe:
“A Don Nicolás Aguilar Murillo
SET.1834 - ABRIL 1898
HÉROE DE LA CAMPAÑA NACIONAL
1856 Y 1857
HOMENAJE DE LA MUNICIPALIDAD DE BARBA  1939”

Por tal razón la UCA (Unión Cantonal de Barva) lo celebra como Héroe Nacional desde el año 2002 al igual que muchos heredianos conocedores del tema.
El Coronel Nicolás Aguilar Murillo, DOS VECES HEROE, DOS VECES OLVIDADO.
Dr. Miguel Rodríguez Ruiz.