miércoles, 6 de noviembre de 2013

Comentario

ERROR NICA EN LA HAYA
Dr. Freddy Pacheco León
El embajador nica en La Haya (Argüello) ¡se sintió tan en casa!, tal vez por su calidad de “cliente frecuente”, que reclamó reiteradamente A LA CORTE el que no hubieran aceptado las anteriores solicitudes de medidas cautelares, presentadas indirectamente, para detener la construcción de la ruta 1856. Al dejar de lado la solicitud que buscaba volver “al estado original” los suelos por donde corre la trocha, ahora piden que se detengan los trabajos y que no se reactiven sino hasta que Costa Rica presente un estudio de impacto ambiental. Solicitud contradictoria con el alegado daño cotidiano que, según su equipo, está afectando al río San Juan (según sus razonamientos). Supuesto daño que se profundizaría en caso de no continuar con los trabajos urgentes que le darían estabilidad a la superficie de rodamiento, haciéndola menos propicia a la erosión.
Asimismo, en su desafortunada intervención, no solo dejó claro que el alegato nicaragüense no se sustenta en estudio técnico alguno, sino que reclamó el que Costa Rica hubiere presentado, a última hora, un legajo de 300 páginas de estudios serios hechos por profesionales del Colegio de Ingenieros y Arquitectos, el ICE y expertos extranjeros que, ¡y eso fue lo terrible para su equipo!, tenían fechas anteriores a la demanda de medidas provisionales que se estaba conociendo. Estudios que hoy, después de la réplica de los costarricenses, tendrían que leer durante la fría noche holandesa. ¡Solo le faltó llorar!