domingo, 10 de noviembre de 2013

Comentario

¿CHISTES NICAS?

Dr. Freddy Pacheco León
El “jugador” estrella del equipo nica en La Haya, el estadounidense Reichtler, está tan lejos de la realidad que impera en la cuenca del río San Juan, y toda la región centroamericana involucrada, que alegó ante los magistrados de la Corte que cuando viniera la “temporada de huracanes” la erosión iría a ser gigantesca. La delegación tica tuvo que recordarles a los señores magistrados que ESTA NO ES UNA REGIÓN DE HURACANES, como si los tiene Estados Unidos, por ejemplo. Y es que están tan fuera de lugar los amigos del equipo del norte, que ¡después de dos años! de haberse iniciado la construcción de la carretera costarricense, piden ¡medidas urgentes! que detengan dicha obra. Y lo piden “urgentemente” porque la misma (dicen) conlleva “peligros inminentes que causarían prejuicios irreparables al ambiente” y a la navegabilidad del río San Juan.
Petición que no sustentan en estudio alguno, sino en afirmaciones sin sentido como la presentada ahora, sin que hubieran tenido el cuidado mínimo de describir cuál era la situación del río ANTES de la construcción de la ruta 1856, y cuál ahora; algo que Costa Rica sí hizo ampliamente con datos, por ejemplo, tomados en los años 1974 a 1976 por el ICE. Y en cuanto a la situación actual, estudios de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Costa Rica, del mismo ICE y de un reconocido experto extranjero contratado al efecto, no solo demuestran que el río San Juan (que de por sí arrastra naturalmente gran cantidad de sedimentos desde que se le conoce) no muestra signo alguno de los daños que reclama Nicaragua, sino que, además, nuestro río Colorado, el que recibe el 90% de las aguas que lleva el río San Juan al llegar a donde se forma (en el llamado delta), y donde los costarricenses tenemos todas la facilidades necesarias para hacer los estudios requeridos, ¡no muestra efecto significativo alguno!
Pero aún hay más. ¿Se acuerdan de la llamada “corte” centroamericana de justicia, o “corte” de Managua? Sí, aquella que era presidida por un “juez” hondureño de apellido Lobo, y ahora por un nicaragüense de apellido Guerra ( ! ), la misma que pese a NO tener jurisdicción sobre los Estados que no son miembros de ella (como es el caso de Costa Rica) emitiera una “resolución” condenatoria contra nosotros, después de realizar unas “audiencias” sin la participación costarricense. ¿Se acuerdan verdad? Pues, resulta que ese equipo nicaragüense llevó a La Haya, como “prueba” del daño irreparable que alegan Costa Rica está causando a la navegabilidad de su río, ¡”la condena” emitida por esa “corte” contra los costarricenses. 
Si no fuera porque se trata de un proceso que se está desarrollando ante el más alto Tribunal de la ONU, cualquiera pensaría que es un chiste nica, pero como no lo es (o por lo menos no parece serlo) resulta inconcebible que se esté gastando tanto dinero en una gestión de solicitud de medidas provisionales (cautelares) que, recordemos, le han sido rechazadas a Nicaragua en dos oportunidades.