martes, 13 de mayo de 2014

PILO OBANDO

Muy a menudo visitaba la Soda Vyria, propiedad de la esposa de Manuel Antonio "Pilo" Obando y tuve la suerte de compartir con él, opiniones y comentarios sobre el fútbol y desde luego una cantidad de anécdotas de su vida antes de conocer al Señor de señores, y en verdad fue gratificante dado que siempre las puso como ejemplo del hombre viejo y glorificaba a Dios por haberlas superado con su ayuda.
En una de esas oportunidades, y mientras jugaba con mi nieto, le dije:
—Pilo, un día de estos te voy a regalar algo que solo yo te lo puedo dar, porque será hecha por mí.
—¡Vamos a ver! —fue su respuesta.
Ese día hice un boceto, me lo eché a la bolsa y me despedí.
Regresé unos días después y allí estaba Pilo, ilusionado comentando que alguien ofreció el riñón que necesitaba.
¡Nunca más pude verlo!
Hoy publico lo que algún día debí darle y que representaba sus dos pasiones...