martes, 18 de mayo de 2010

Nuestros Artistas



Honor a quien honor merece

Sin duda alguna, para los que lo conocemos, hablar de Ricardo Rodríguez es muy placentero, hombre casado con sus principios, amigo de sus amigos y dispuesto a tenderle la mano a quien le necesite. Hombre ameno, poseedor de una basta cultura y dispuesto a compartirla con las personas que visitan la Casa de la Cultura Alfredo González Flores.
Aquí un poco de su curriculum.
Tomado de Piedra Grande Nº3

 
Ricardo Rodríguez Campos

Nació en el cantón central de Heredia en 1952, es el primero de cinco hermanos, sus estudios primarios los realizó en la Escuela Cleto González Víquez, la secundaria en el Samuel Sáenz Flores, concluyó sus estudios en Escuela de Arte y Comunicación Visual de la Universidad Nacional de Costa Rica, especializándose en escultura

En 1983, contrae matrimonio con una vecina de Getsemaní de San Rafael de Heredia, Berta Villalobos Sánchez, con quien procrea tres hijos. Su trayectoria profesional la realiza como funcionario del Ministerio de Cultura y Juventud, actualmente como director de la Casa de la Cultura Alfredo González Flores en Heredia, desde donde  promueve  oportunidades incursionando e innovando en las diferentes áreas artístico culturales  para permitir  espacios que ayuden a  desarrollar aptitudes  tanto a niños , jóvenes, adultos y adultos mayores.
Lo anterior se resume en uno de sus pensamientos, el cual dice:
” El mejor legado para desarrollar nuestra cultura es brindar oportunidades a otros y verlos alzar el vuelo y poder ver los frutos de su esfuerzo es el premio más grande que se pueda recibir”.
Como artista, aunque incursiona en diferentes áreas de las artes como la música, no abandona su especialidad, como escultor y dedica parte de su tiempo libre a  trabajar la madera, que es su material preferido. Pero también con la misma calidad trabaja la fibra de vidrio, piedra y el modelado y en algunos momentos la pintura.
Visitar y conocer  a este artista rafaeleño, en  su residencia ubicada en Getsemaní de San Rafael de Heredia, apreciar su sensibilidad a través de sus obras, su colección de música, de pinturas, sus esculturas, fotografías  y compartir con su amable familia, es de suma complacencia.