lunes, 18 de octubre de 2010

NO SE HA FRENADO CONSTRUCCIÓN

REPRESA EN EL RÍO SAN JUAN SIGUE ADELANTE

Freddy Pacheco León
Catedrático UNA

 El único compromiso informal del gobierno de Nicaragua  —expresado en un debate televisivo—  fue el de frenar EL SECRETISMO desarrollado alrededor de tan destructivo proyecto. A partir de ahora, según la vocera del gobierno, se tomará en cuenta la opinión de las comunidades científica, ambientalista y habitantes eventualmente afectados por las áreas que se inundarían y las áreas en que se secaría el río San Juan.
Se trata de un proyecto que está desarrollándose en su etapa de estudios previos luego de que el Ministerio de Energía y Minas suscribiera un compromiso con el consorcio privado brasileño que desarrollaría el proyecto de $600 millones. Todo sigue adelante pese a que según el Laudo Cleveland de 1888 no podría afectarse la libre navegación de Costa Rica en la parte del río que se secaría o vería disminuido su caudal a niveles mínimos. O el Convenio sobre la Diversidad Biológica suscrito por Nicaragua en 1995, y otros acuerdos internacionales que impiden tal atentado a la riqueza natural de la cuenca del río San Juan (conformada por extensas áreas de ambos países limítrofes).
ASÍ que, ni Nicaragua ha frenado nada, ni los gobernantes costarricenses han bajado de la luna para atender sus responsabilidades ambientales y diplomáticas, ANTES de que el asunto se pudiere volver irreversible.