martes, 24 de enero de 2012

Anécdota: Totico el tenor...

Eduardo Villalobos Yannarella
Escritor y músico herediano
 
El Viernes Santo de 1970, durante la procesión del “encuentro”, nos agolpábamos cerca de la hoy Casa de la Cultura para escuchar al tenor herediano Edwin Carballo Miranda, más conocido como ´Totico”.
Se veía venir la imagen de la Dolorosa por la Gobernación y el Nazareno ya había terminado de pasar por el frente del Liceo de Heredia, pero no se había podido hacer funcionar la amplificación del sonido. Llegó la hora del “encuentro” y los encargados sudaban la gota gorda tratando en vano de hacerla funcionar. Entonces “Totico”: empezó a cantar “La Dolorosa” sin acompañamiento ni amplificación.
El Parque Central estaba colmado de gente, al igual que los parquecitos de la Parroquia y la plazoleta del Fortín pero todos pudimos escucharlo perfectamente.
Un sacerdote español que se encontraba también en el lugar, presto para enunciar “el sermón del encuentro”, comentó: ¡Hombre, que bien cantó este tenor a puro “a palo seco”! (en la jerga de los cantantes sin ayuda de algo o de alguien.)
Terminada la interpretación, la amplificación funcionó y las actividades litúrgicas prosiguieron, pero la voz de Edwin se había escuchado tan fuerte y tan nítida, que a petición del público se continuó oyendo todos los viernes santos (sin micrófono), hasta el año de 1991 cuando la salud no se lo permitió.
Tal hazaña la repitió en el quiosco de Alajuela donde cantando con las bandas de Heredia y de Alajuela juntas, el ”Nessun Dorma", también se cortó el fluido eléctrico y tuvo que cantar sin amplificación. La incomparable voz de Edwin fluyó sobrada en aquella ocasión sobre todos los instrumentos, llevándose las palmas y los máximos elogios del culto público alajuelense.
El jueves 12 del presente “ Totico” fue llamado al cielo, porque allá hacían falta cantantes de calidad y sin micrófono.