lunes, 13 de agosto de 2012

En mi opinión

Arte y buen gusto para Heredia…¡por favor!
(II parte)
Mario A Ramírez Espinoza Pintor Muralista / Magíster in Artibus

El que ataca lo que desconoce
está en el camino de ser idiota.

Víctor Hugo 
Escritor y humanista francés - Finales del siglo IXX 

Si por arte entendemos la expresión de la Belleza, ya sea escultórica, literaria, pictórica o musical, percibimos rápidamente que el Arte está en franco retroceso.
Si un arqueólogo pudiese re-descubrir dentro de un par de milenios una escultura clásica griega junto a unas de esas de "vanguardia" que parecen pedruscos mal pulimentados o grotescos muñecos inflables, este arqueólogo que suponemos inteligente, fechará las obras al revés, si cree en cierta progresión de la expresión del Espíritu Humano, pensará que el pedrusco amorfo es anterior en milenios al delicado efebo tallado en mármol de Paros.
Esto nos da una idea mas o menos jocosa, y a su vez trágica, de lo que nos está ocurriendo. En la música se han reemplazado con “tumba tumbas” las armónicas estructuras sonoras. La involución del espíritu humano como un triunfo sobre la barbarie, es pues galopante.En literatura, los temas escabrosos, pornográficos y sanguinolentos escritos con plumas tan finas como palos de escoba, pretenden ser superiores a Homero o Cervantes, a un Magon o Dobles Segrega etc. La poesía se ha "liberado" de la rima y del compás, transformándose en una suerte de prosa recortada arbitrariamente, en donde prima el "yoismo" y la cacofonía. 
La pintura "joven y de vanguardia" en verdad es la mas vieja, pues está por debajo del arte rupestre. Obviamente, pero por fortuna para el mundo civilizado del futuro, todas estas formas de "arte abstracto" son efímeras y muestran únicamente el desconcierto general del mundo actual, su caos y confusión globalizada. 
Por supuesto que nuestro país no es ajeno a esta tragedia cultural, muy por el contrario. Si hay una sociedad en donde se fomente por todos los medios posibles tales trastornos autodenominados “arte”, es Costa Rica. En nuestro país el estado a través de su ministerio, impulsa con el dinero de los costarricenses, todo tipo de absurdos “vanguardistas” que para nada proyectan los intereses populares ni idiosincrásicos de los habitantes: guindajos, catres viejos, puños de tierra, desechos inmundos, instalaciones ,graffiti delincuenciales, basu-artes, degener-artes, etc.
Toda una horrenda y neurótica caravana de idioteces aderezada de largas explicaciones teóricas que son el soporte para justificar estas deprimentes aberraciones sin sentido. ¿Por que razón? Se me ocurren muchas, todas igual de siniestras. Pero todas seguramente en aras del beneficio de algún lobby exclusivo, o de algún interés ideológico político financiero oscuro y del que no sabemos nada. 
Todo este desastre institucionalizado es, desde luego, el producto de quienes, no pudiendo representar lo bello y no queriendo reconocer su impotencia, incapacidad, ni teniendo la humildad para aprender copiando de aquellos que estaban tocados por las Musas, han hecho un culto a lo feo y a lo fácil sobre el altar de lo espantoso. 
Urge propiciar un arte nuevo que recoja lo mejor de los clásicos conjugado con elementos de actualidad. Un Arte con mensaje metafísico, heroico, naturalista o cívico y a la vez con una belleza capaz de enternecer a los duros corazones, haciéndolos más buenos y accesibles. El arte en su mejor y mas clara manifestación, existe para crear hombres mejores y no mejores neuróticos.
El Arte tampoco debe necesitar traductores ni introductores en una payasesca "iniciación" explicativa. La verdadera belleza se "siente" antes que se comprende. El arte tampoco es denuncia ni protesta, para eso están los periodistas y los agitadores. La verdadera y única función social del arte es elevar el espíritu del colectivo a niveles superiores de exaltación que le permitan al hombre, sin voz ni rostro, acceder a través de la experiencia artística a una superación en medio de las dificultades de la vida diaria…devolver la esperanza a la gente de que es posible aspirar a lo mejor. 
Lo que no es Bello no es arte. Esto lo han sabido siempre los grandes artistas, Botero repetía lo mismo hace poco en una entrevista que le hizo CNN. Lo que no es bello, es decir bien facturado y definido en sus formas, no es arte. 
Es pérdida de tiempo, que si se hubiese empleado en un trabajo útil, más beneficio hubiese traído a la humanidad. 
En mis treinta años dedicados a la pintura, en incontables ocasiones muchas personas de educación promedio, me ha comentado, casi con pena, que les da vergüenza no entender los “vómitos” que se vienen colgando desde hace décadas en las salas de exhibiciones de Costa Rica. A estas personas siempre les digo lo mismo: no hay nada que entender, ni nada por lo que frustrarse. Lo mas que usted puede hacer es sentir pena por el necio que en su impotencia insiste en hacerse llamar artista. Hace algunos años, en una sala de exposiciones, uno de estos vanguardistas oficiales se me acerco y me pregunto donde podría colgar su cuadro, le respondí que mejor se colgara el, y que posteriormente le pidiera perdón a Dios por engañar a sus semejantes… 
Bromas aparte, es muy grave el rumbo que ha venido tomando el arte y la cultura en nuestro país en el ámbito institucional. Esta despreciable y falaz forma de promover el arte: como un espacio al que cualquiera puede acceder, como un hobbi mas de fin de semana, es el culpable de que Costa Rica este nadando en un mar de aficionados que ahogan a los verdaderos artistas en sus respectivas disciplinas.
En cualquier sociedad civilizada siempre fueron los artistas los menos, pero los justos para proyectar las directrices éticas que el colectivo debe seguir. Aquí hablamos de un arbitro que da los lineamientos estéticos y morales que mejor convienen a su sociedad. Desgraciadamente en nuestro país, el arte también pasa por el embudo del “democratismo patológico” que padece la sociedad tica y que en su torcida interpretación aplica a todos los ordenes de la vida.
El Arte no pasa por ahí. 
No quisiera finalizar esta segunda reflexión sin explicar someramente lo que se entiende por Mural. Una expresión plástica muy particular que merece la definición correcta. 
Hago este comentario para una mejor comprensión de lo que significa en términos prácticos y económicos este tipo de obra de proyección social. El mural siempre fue prerrogativa del pueblo y para el pueblo. Es su obra de arte colectiva y personal a la vez. Esta a su alcance, es suya, la puede contemplar sin necesidad de pagar o visitar un museo. Pertenece a todo el mundo y representa a todo el colectivo. Cuando uno visita el David de Miguel Ángel, accede al pueblo que lo tiene, que lo pago y que se siente orgulloso de poseer semejante pieza. No hay pues manifestación mas participativa y social y que cumpla una función mas noble que una obra de arte abierta al publico. Cualquier autoridad política que propicie este tipo de obra, esta cumpliendo a cabalidad con el deber de velar por la moral de su pueblo y yendo mas allá de las necesidades básicas cotidianas.
La autoridad local o estatal que promueva este tipo de expresión artística siempre va a ser aplaudido por la gente de bien, por los ciudadanos sensibles y cultos, por los pensantes que saben que la vida es mas que un plato de comida y una platina. Además un mural pasa a ser patrimonio del pueblo. Se trata del dinero de los contribuyentes sabiamente invertido en plusvalía y a la vista de todos los que lo disfrutan. 
Sin embargo en contraposición a la gente de altura y sofisticada están los otros, los que de lejos parecen cerdos y cuando hablan confirman que lo son. Esta subespecie humana que ha existido en todas las épocas,( también en Heredia) siempre será obstáculo para el desarrollo de las artes. En su infinita ignorancia, pequeñez y brutalidad, ellos consideran que la inversión en cualquier forma de arte es algo innecesario. 
Si por estos caníbales fuese no existiría capilla sixtina, monumento nacional, teatro de la opera, orquesta sinfónica o galerías de arte, porque son…¿gastos innecesarios?
Afortunadamente estos cerebros andrajosos son fácilmente localizables, pues parasitan en los medios de comunicación y de este modo se ponen en ridículo sin mas ayuda que la de ellos mismos.