miércoles, 6 de febrero de 2013

Malestar artístico

Gran malestar he indignación ha causado entre artistas e intelectuales heredianos, la denuncia pública hecha por el pintor Roberto Salazar Barrientos, sobre el acto discriminatorio del que fue objeto recientemente, por un funcionario de la Casa de la Cultura de Heredia.
Antecedentes
a) El día 4 de diciembre de 2012, procedí (conforme a lo planeado) a montar una exposición en la Casa de La Cultura de Heredia Alfredo González Flores, con ocasión de la reapertura de esta casa y la celebración de los 135 años del nacimiento del ex presidente y Benemérito de la Patria Lic. Alfredo González Flores, supra citado, herediano.
b) Al día siguiente, sea el 5 de diciembre del 2012, la Sra. xxx funcionaria del Ministerio de Cultura, me ordenó cambiar de posición dos obras que estaban colocadas en el Salón Norte, en este sitio la temática era la provincia de Heredia, para respetar dicho tema debidamente confinado, utilicé el espacio de las otras dos salas para exponer mis mejores obras, titulando la exposición así: “R. Salazar expone sus mejores obras”, lo que da claridad que la muestra era variada. Este mismo día la funcionaria pública, me ordenó arbitrariamente bajar (sea eliminar) de la exposición los retratos del papa Juan Pablo II y del Padre Pío, los cuales son dos de mis mejores obras, aduciendo, supongo que por motivos religiosos de esta funcionaria ene una apreciación muy personal de , que no calzaban con la temática, situación esta que no es correcta. Yo por respeto al acto oficial del natalicio del ex presidente González Flores y pese a razonablemente no estar de acuerdo por ese día, los retiré, y los volví a colocar al día siguiente, sea el 7 de diciembre del 2012; tres días después, sea el lunes 10 de diciembre (mismo año) en un acto de arrebato, falta de control de impulsos, arbitrariamente, no solo ilegal sino inconstitucional la Sra. xxx, procedió por la vía de hecho y la fuerza a quitar dichos cuadros... " Expresó Salazar, en carta dirigida al Ministerio de Cultura.
Más adelante, el pintor califica este acto como:
"Una grave lesión a mis derechos ciudadanos pues atentó contra mi libertad de expresión (artística en este caso) también contra la libertada de culto al ser discriminatorio por motivos religiosos y falto también como acto administrativo en su formalidad, sea motivo, contenido el fin así como el derecho de defensa previa la ejecución forzada, conducta pública esta que podría, según resulte, configurar alguna figura típica penal, cometida en mi perjuicio..."
 Salazar Barrientos circuló una carta el pasado fin de semana, con el objetivo recoger firmas para evitar que este tipo de conductas discriminatorias, sean desechadas de esta prestigiosa Institución.
El Ministerio de Cultura ya inició las investigaciones.