viernes, 20 de septiembre de 2013

Liberación de libros

Costa Rica presta a participar en la Gran Quinta Liberación Mundial de Libros
—El escritor costarricense Carlos Díaz Chavarría apuesta a la gran liberación
de libros por su sentido lúdico—
Por Luis Sánchez Quesada - Periodista
Este sábado 21 de setiembre se llevará a cabo la Gran Quinta Liberación de Libros, o siembra o pérdida de libros. Esta actividad es a nivel mundial y fue propuesta por el administrador de todas las páginas y del grupo del Club de los Libros Perdidos Facundo Bonome.
¿De qué se trata?
La idea es muy sencilla, se trata de liberar un libro en un espacio público, como un parque, un supermercado, un autobús, un cine o una farmacia… Pueden participar de la propuesta todos aquellos que lo deseen liberando un libro en el lugar donde vivan o se encuentren en ese momento.
Eso sí, para participar cada persona debe procurar que el libro lleve una dedicatoria en una de sus páginas que indique:
  • Que el libro forma parte de "El Club de los Libros Perdidos"
  • Que quien lo encuentra después de leerlo también debe liberarlo para que sea disfrutado por otras personas
  • El día y el lugar en dónde fue perdido, así en cada liberación será posible saber por dónde ha viajado
La actividad cuenta, como vocero en Costa Rica, con el destacado escritor, comentarista del programa Panorama (CANARA) y académico Carlos Díaz Chavarría, quien también participó activamente en la tercera y cuarta liberación.
Al igual que en esas ocasiones, en esta Díaz también liberará libros de su autoría como su reciente y muy exitoso poemario La otra mitad de mi diferencia (primer poemario feminista escrito por un autor costarricense y que ya va por su tercera edición), o algunos de los anteriores como De panorama en panorama y Aguas en celo
“Es fundamental que el interés por la lectura sea más participativo y comprometido, por eso la liberación de libros es una buena manera para que las personas adquieran un aprendizaje más activo, divertido y con responsabilidad social, además de replantearse la importancia de la lectura como fuente de crecimiento personal y profesional”, indicó Díaz.
De acuerdo con Carlos Díaz: 
“Esta actividad es extraordinaria ya que va más allá de liberar el libro físico, pues también se está liberando conocimiento, arte, cultura; un sentir lúdico hacia los libros. A lo mejor muchas personas no tienen la oportunidad de comprarlos, esta es una buena manera de poder obtenerlos. Además, como se deben volver a perder, entonces ayuda a que se siga fomentando la lectura en cadena. Como escritor me place abandonar mis libros y ver que alguien se interese en llevárselos pues, de esta manera, la trasmisión del mensaje y el sentimiento plasmados en ellos se va extendiendo a una mayor cantidad de personas, lo cual los recrea constantemente”.
En esta ocasión la liberación de libros en Costa Rica es apoyada por la Librería Internacional y Librería Universal, además de que la Cadena de restaurantes Azafrán estará recibiendo libros de cuentos, para colorear, lápices de color o crayolas para ser donados a unas escuelas de comunidades indígenas en Guatuso.
Así que los invitamos a estar atentos para que se animen a perder un libro, y claro, para que tengan la oportunidad de encontrarse alguno en esta enorme biblioteca ambulante que palpitará este 21 de setiembre.