domingo, 20 de octubre de 2013

Opinión

URGE UNA INVESTIGACIÓN

Dr. Freddy Pacheco León
Sin confirmar (ello lo puede hacer la CGR) en los pasados Juegos Deportivos Centroamericanos se gastaron más de ø22.000 millones del presupuesto nacional de forma irregular. Llama mucho la atención, por ejemplo, que el ICT, fuera de sus responsabilidades institucionales, gastara un buen porcentaje de ese monto pagando el hospedaje, traslado y alimentación de los miles de visitantes (competidores y dirigentes) que fueron invitados, y que incluso, hace pocas semanas, todavía habían cuentas por pagar. 
Cito eso solo como ejemplo, porque además se produjeron gastos injustificables, como el de la construcción de una piscina olímpica en Hatillo que NO pudo usarse por falta de condiciones adecuadas para la competición. Los nadadores fueron llevados a la piscina de La Sabana, lo cual demuestra que NO era necesario ese gasto en una piscina ahora prácticamente sin uso. También en Hatillo, se construyó una pista de atletismo que tampoco se usó ni se puede usar por su peligroso diseño y otras deficiencias.
En el Gimnasio Nacional, se colocaron miles de butacas que solo pueden ser usadas por niños de kínder, pues su tamaño no permite que sean usadas por adultos (que se ven obligados a usarlas) aparte del peligro inherente a ese “diseño”. Tarde o temprano tendrán que ser removidas. 
Estas breves notas pretenden llamar la atención para que la CGR solicite la información correspondiente que permita romper el profundo silencio que retumba desde la sede de la Municipalidad de San José, el Icoder, el Ministerio de Hacienda, el ICT, y quién sabe cuántos más. Un gasto tan grande, equivalente a la rebaja que se aprobara recientemente sobre el aporte del Estado a la campaña electoral, merece la atención del ojo bien atento del ente contralor.