lunes, 28 de octubre de 2013

Premio

Escritor Herediano Carlos Díaz, premiado por
aporte cultural de género
  • La otra mitad de mi diferencia, primer poemario feminista escrito por un autor costarricense, fue galardonado con el Premio Aporte Artístico Cultural de Género en Chile
Por: Ángela Blanco Molinar
Periodista
El poemario La otra mitad de mi diferencia, del escritor, articulista, ex candidato a diputado, comentarista del programa Panorama de la Cámara Nacional de Radio, docente universitario y encargado de la sección del idioma del programa Teleclub de Canal 13, Carlos Díaz Chavarría, fue ganador del Premio Aporte Artístico Cultural de Género 2013 convocado por el Movimiento Humanista Feminista Storni de Chile.El anuncio se hizo público el lunes 21 de octubre y es el décimo año que se entrega.
Los concursantes fueron la Sra. Elena Luna Villalba de Argentina con la obra dramática Habla la luna, la Sra. María Delgado Iglesias de España con la obra pictórica Piel de mujer, la Sra. Luz García Martínez de Colombia con la obra escultórica Eclipse de aguas, el Colectivo Voces de Ruptura de Argentina con la obra dancística Trazos y el Sr. Carlos Díaz Chavarría de Costa Rica con la obra poética La otra mitad de mi diferencia. El jurado calificador estuvo compuesto por la Dra. Valeria Soria Páez, la Dra. Isidora Garrido Navarro, la Máster Vera Bravo Riquelme y el Máster Miguel Sepúlveda Araya, todas connotadas figuras de la cultura y la academia.
Parte del comunicado del jurado indica: “El Movimiento Humanista Feminista Storni declara al poemario La otra mitad de mi diferencia, del escritor costarricense Carlos Díaz Chavarría, como ganador del concurso Premio Aporte Artístico Cultural de Género 2103, esto por cuanto consideró que de todas las manifestaciones artísticas valoradas el poemario es el que propone de manera franca, asertiva y magistralmente estética un cambio social en cuanto a una búsqueda del rompimiento de esquemas binarios de la feminidad y masculinidad mediante una creación literaria novedosa, crítica, esperanzadora, inclusiva, solidaria y sensible. Con ello fomenta una equidad de género y una nueva masculinidad con el fin de incentivar sociedades más empáticas, con una mentalidad cultural más abierta y más libres de
prejuicios o estereotipos a fin a las nuevas exigencias sociales y educativas del siglo XXI donde debe primar más el diálogo entre humanas y humanos y no la recalcitrante degradación por cuestiones de género. La otra mitad de mi diferencia marca un hito en las luchas de género latinoamericanas y en la revaloración de los derechos humanos”.
También la organizadora del evento, la promotora cultura Rita Ojeda Castillo, señaló que “el libro La otra mitad de mi diferencia es una patente muestra de la lucha por la emancipación de la mujer, es una valiosa herramienta para sacar a muchas mujeres de los cráteres de olvido donde han permanecido y a los hombres de los tronos de control. Este texto seduce, estruja, incomoda, es una rebeldía en verso, desde una voz que deja su coraza masculina para ser arte, y muy buen arte, con letra generosa y pensante. Carlos Díaz se empodera como voz lírica de una manera exquisita y empodera a las mujeres, pero, a la vez, a los hombres en la exuberancia del sentir femenino. Carlos Díaz es un digno y talentoso heredero de una Safo, de una Sor Juana Inés de la Cruz o de una Gioconda Belli, pues exhibe magistralmente el fervor del feminismo y él lo asume desde su plena subjetividad, a sabiendas de las aún latentes crucifixiones a las que nos podemos exponer quienes defendemos causas de tal magnitud, por eso clama a todo ardor: ¿qué
esperás para romper las cadenas?..., / y simplemente, nombrarte mujer... ”.
En cuanto a la crítica especializada, La otra mitad de mi diferencia ha sido valorado como un texto genial por la Página de crítica literaria La coleccionista de espejos; “un libro que duele, libera, conversos abiertos y bien hechos” por el Centro de Investigación de la Mujer de la Universidad de Costa Rica; “un libro poco común por la franqueza con que el lector expone su propuesta” por el crítico Manuel Bermúdez, Semanario Universidad de la Universidad de Costa Rica; “un libro con versos encendidos y directos que tejen un reclamo estridente donde el poeta celebra la libertad” (Áncora de La Nación); “un poemario donde se encuentra una reivindicación de la feminidad que muy pocas veces encontramos en autores masculinos” por la Premio Magón Yadira Calvo y “un texto que aborda el tema de las luchas de género desde una perspectiva muy amplia, aporta algo distinto a lo que se lee comúnmente” por el crítico Luis Rodríguez.
En relación con su libro don Carlos comenta: “La otra mitad de mi diferencia es el primer poemario feminista escrito por un autor costarricense, esto me llena de orgullo y mucha responsabilidad pues es plantear de manera directa y firme, desde mi voz masculina, un cuestionamiento de la discriminación vivida por el sector femenino a partir de esquemas patriarcales, muchas veces impuestos por ellas. De ahí que en el libro se percibe un reclamo también a las mujeres quienes han sido cómplices de perpetuar el machismo; también un
reconocimiento a todas aquellas quienes, desde diferentes trincheras, han brindado sus luchas y compromisos para romper esquemas opresores; un cuestionamiento de los roles impuestos socialmente para hombres y mujeres, una exaltación a la liberación femenina y a todos aquellos hombres solidarios con la causa de género y concluye con versos donde se incentiva un diálogo, una sana convivencia, una concertación entre mujeres y hombres, más allá de un desencuentro de géneros”.
Posteriormente señala: “Además el libro es un homenaje a aquellas mujeres quienes me han marcado positivamente y han dejado sus huellas en las páginas del libro de mi vida. Muchas de ellas, a mucho orgullo,
me han premiado con su amistad, como la primera presidenta de la Asamblea Legislativa de Costa Rica Rosemarie Karpinsky (quien escribió una hermosa presentación para mi poemario), la exministra de Cultura
Marina Volio, la escritora Emilia Macaya, la insigne Teresa de Calcuta, la humorista Carmen Granados, las cantantes Chavela Vargas, Mercedes Sosa y Amanda Miguel, la escritora y premio Magón Yadira Calvo (quien me hizo el gran honor de regalarme un aporte para la contraportada del libro) y, por supuesto, mi madre Liliana Chavarría, a quien le dedico el poemario por ser la savia que ha alimentado mi existencia”.
En cuanto al premio recibido nos comenta: “La verdad no soy de estar participando en concursos ni de estar buscando premios, el mayor premio que ha logrado La otra mitad de mi diferencia es la exagerada
promoción que ha tenido (más de 215 espacios); la gran cantidad de comentarios positivos por parte de los lectores y de críticos; las casi 300 personas que me acompañaron en la presentación del libro; el apoyo internacional en países como México, Venezuela, Honduras, Chile, Guatemala, Canadá, España y Argentina; las diferentes ediciones y la edición especial que se hizo en México y, especialmente, como ya lo he expresado, es el haber tenido la oportunidad de escribir un libro donde le rindo un reconocimiento a esas mujeres que han sido parte fundamental de mi vida, pero no niego que este reconocimiento otorgado por el Movimiento Humanista Feminista Storni me brinda muchísimo gozo, máxime que me tomó por sorpresa la postulación. No me queda más que estar inmensamente agradecido con la vida”.
Recuérdese que, como lo indicó Carlos Díaz, él es el primer autor costarricense en escribir un texto netamente dedicado a la reivindicación femenina con un alto grado de denuncia y solidaridad entre mujeres y hombres. También valga resaltar que La otra mitad de mi diferencia ha sido el libro más publicitado del 2012 y 2013 pues 225 espacios, entre ellos televisión, radio, periódicos, revistas, blogs y redes sociales, tanto nacionales como internacionales, le han dado cobertura al poemario. También, además de haber recibido el Premio Aporte Artístico Cultural de Género, ha sido galardonado con el Turpial de Oro de la Sociedad Venezolana de Arte Internacional y con La Espiga de Plata por la Unión Hispanomundial de Escritores.Actualmente el libro es motivo de estudio para una tesis doctoral en España.
 Ante la consulta de cuáles son sus proyectos futuros, don Carlos comenta que “en la parte literaria, mi próximo libro (el quinto en su carrera literaria) será una serie de ensayos sobre temas que ya he abordado u otros que no lo he hecho tanto, pero de una manera más desarrollada, más extensa, pues el periódico y la Radio tienen, por asuntos de espacio y tiempo respectivamente, ciertos límites. Se llamará Días de diálogo, a lo mejor dentro de un año y medio, o dos, ya esté publicado. Lo he postergado debido al gran éxito y constancia del reciente libro La otra mita de mi diferencia pues no me gusta solo publicar por publicar, sino tratar de explotar –en el buen sentido de la palabra- el libro, es decir, darle la mayor promoción que se
pueda”.
 También nos comentó don Carlos que en marzo del 2014 La otra mitad de mi diferencia se presentará en la Casa de la Cultura de la provincia de Heredia, además de acompañarse con una exposición de algunos de los poemas del libro, la actividad está auspiciada por el famoso Festival Internacional Grito de Mujer. En lo que respecta a su profesión como filólogo, Carlos Díaz está muy concentrado en las secciones de televisión y radio que tiene a cargo donde, precisamente, comparte algunos consejos de cómo hacer un uso correcto del español. 
Definitivamente La otra mitad de mi diferencia es un libro único en su género, como único es su autor por su gran vocación en las tareas que desempeña. Felicitamos al autor por tan merecido reconocimiento que, indudablemente, enaltece la literatura costarricense. La otra mitad de mi diferencia se encuentra a la venta en la Librería Universal, la Librería Lehmann y la Librería Universitaria de la Universidad de Costa Rica.