lunes, 22 de diciembre de 2014

Comentario


SEÑORA ALCALDESA DE SAN JOSÉ.
¡Es con usted! (Y el Concejo Municipal)

Dr. Freddy Pacheco León.
Usted era vicealcaldesa y se acuerda muy bien. Con el cuento de lo que se conocerían como los “fuegos” centroamericanos, el exalcalde Araya logró que el sumiso Concejo Municipal aprobara VENDER la mitad del Cementerio Calvo a un fideicomiso… con todo y el millar de restos humanos ahí enterrados. ¡Hubiera sido la mayor profanación imaginable!
Decía que para construir unas torres de apartamentos y oficinas… en lo que bajo su instrucción había sido convertido en un charral. Pero que, gracias a Dios, dicha CHAMBONADA pudo ser detenida por acción ante la Sala Constitucional presentada por la dama Vilma Sánchez.
Pues resulta que por resolución de la Sala emitida a las 11 am, del 11 del mes 11 (¡HOY HACE TRES AÑOS!) se ordena RESTITUIR A SU ESTADO ORIGINAL EL CEMENTERIO CALVO. Resolución de obligatorio cumplimiento dirigida contra el Alcalde Johnny Araya y el presidente del Concejo. Anulándose además el “Cambio de uso del suelo” necesario para que ¡dejara de ser cementerio! y pudiera urbanizarse, así como la “segregación” de la parte que se quería urbanizar, descrita en plano catastrado que TAMBIÉN SE ANULA.
En vista de que Araya, como ha sido su costumbre, JAMÁS CUMPLIÓ con lo ordenado por la Corte Suprema de Justicia, y los demás no se atrevieron a actuar sin su consentimiento (¡ni aun estando fuera de la Municipalidad!) LA INSTAMOS a que asuma con responsabilidad el cumplimiento de sus deberes y propicie la RESTITUCIÓN del Cementerio Calvo, para que vuelva a ser el lindo jardín del que se conoce como el “cementerio de los pobres”.
Instancia urgente en vista de que ahora existe la AMENAZA de que ese bachiller en agronomía pudiere volver a calentar el asiento de alcalde de San José, y regresen CHAMBONADAS como el “barrio chino” sin chinos, los basureros malolientes, el tranvía sin sentido, la “floresta urbana” sin árboles, el John Lennon copiado de Cuba, las cuarterías y los lotes baldíos por doquier, el gasto de ø22.000 millones en los “fuegos” centroamericanos que dejara, entre otros, una piscina helada en Hatillo, etc.
Doña Sandra, ¿Estaría usted dispuesta a romper con el pasado reciente y proceder a actuar con independencia y sentido del deber, según lo ordenado por la Sala Constitucional?