viernes, 12 de diciembre de 2014

Comentario

¿INTERESADOS EN QUE CONTINÚE
EL NEGOCIO DEL DESALETEO? 

Dr. Freddy Pacheco León
NO nos cansamos (porque en estas cosas uno no se puede cansar) de reiterar que MIENTRAS NO SE PROHIBA LA EXPORTACIÓN DE ALETAS de tiburón, jamás va a terminarse el criminal DESALETEO que se da en Costa Rica. La información sobre una exportación de aletas que incluía especies protegidas, confirma esa medida urgente que hay que tomar… pero que paradójicamente no apoyan los que dicen proteger los tiburones.
Una vez doña Laura firmó un decreto con el que supuestamente se prohibía ese brutal comercio. En el Parque Nacional Manuel Antonio, con la presencia de un millonario británico como invitado de lujo, se le dijo a la prensa que con el mismo se prohibía la exportación e importación de aletas de tiburón. Así lo publicó La Nación en primera plana, inducidos a error los periodistas.
Pero resulta que el decreto no hacía lo uno ni lo otro. Más bien abría las puertas del país para la importación (preferiblemente por tierra desde Nicaragua) ¡y ni siquiera mencionaba la palabra exportación! Fue un decreto tan mal redactado, TAN FRÁGIL que recuerda las alas de mariposa. Los malos asesores buscados por el ministro René Castro así lo hicieron posible.
Con el “aviso” que se le dio esta vez a la empresa exportadora (de la que nadie sabe con certeza cómo obtuvo sus mercancía) ahora se cuidará de escoger cuáles aletas se quedan en Puntarenas y cuáles pasarán a formar parte del millonario negocio del comercio mundial de aletas. ¡GRACIAS A UNA PROHIBICIÓN QUE SE NIEGAN EJECUTAR!