viernes, 21 de febrero de 2014

Comentario

¿UN TRANVÍA MUNICIPAL?

Dr. Freddy Pacheco León
Especialista en estudios de impacto ambiental

Porque perdió la elección presidencial del 2 de febrero, podría pensarse que la AMENAZA ya fue superada, pero podría no ser cierto. Cuando era alcalde y candidato a la vez, y hacía su campaña desde la Municipalidad de San José, Johnny Francisco Araya presentó en conferencia de prensa un modelo de los coches que tendría el tranvía que anunció iría a viajar ida y vuelta por DOS VÍAS PARALELAS, desde Pavas
a la estación de la Northern en el barrio La California. Dijo entonces, que con ello se iba a solucionar el gravísimo problema del transporte público que experimenta la ciudad capital. Que los cientos de autobuses que hoy circulan de norte a sur y de este a oeste por las calles y avenidas, serían sustituidos por el moderno medio de transporte. Que los más de 2.500 automotores que hoy usan en decenas de miles de viajes la calle de Pavas al monumento de don León Cortés, del Paseo Colón a la avenida Segunda, y de ésta al Paseo de Los Damas hasta la estación del tren, ya no tendrían que vivir el caos vial que se ha hecho usual.
Un grupo de “asesores” franceses contratados por la Municipalidad, luego de considerar el bulevar de la Avenida Central como posible ¡ruta de paso!, eventualmente lo consideraron muy angosto. La gran idea seguía adelante, no podía detenerse, era una verdadera carta de presentación para alguien decidido a “CONSTRUIR” algo desde la Alcaldía. Vinieron luego otros estudios, más profesionales, menos comprometidos, independientes, y así, técnicos del BID estimaron algunas cosas dejadas de lado. Por ejemplo, señalaron LA NECESIDAD de hacer un estudio de impacto vial que expresara lo que sucedería con los miles de vehículos públicos y particulares, incapaces de utilizar las importantes vías por donde los tranvías rápidos ¡CIRCULARÍAN EXCLUSIVAMENTE! - Lo que pasaría, asimismo, con los buses que vendrían de Guanacaste, Puntarenas, Palmares, San Ramón, Grecia y demás lugares de occidente, que ahora NO podrían ingresar a la ciudad de San José, así como los procedentes de Alajuela, Heredia, Santa Ana, Escazú, Pavas, La Uruca, etc., que tendrían que ubicar paradas en la periferia de San José. 

Asimismo, los consultores del BID (que se ganaron muy bien su asesoría) puntualizaron que no se tenía debidamente estimado un NÚMERO DE PASAJEROS tal que garantizara el equilibrio financiero de un proyecto semejante, por lo que incluso, sugirieron que tal vez sería mejor disminuir el recorrido a un tramo de solo 6 km entre el Estadio Nacional y La California, con lo cual el costo de su construcción podría quizá disminuir a unos US$150 millones, pero que don Johnny no acepta. Riesgoso gasto que haría el Estado costarricense, ¡para luego DAR EN CONCESIÓN su operación a un empresario privado! a quien habría que garantizarle un número rentable de pasajero para su éxito financiero.

¡Ese es, amigas y amigos, el “proyecto” del tranvía que don Johnny insiste en llevar adelante según se desprende de sus declaraciones y su programa de gobierno! y que, según sus lamentos, no ha podido ejecutar porque es un tema que NO compete a la Municipalidad de San José sino al MOPT. Razón por la que espera ser electo presidente para que, desde el poder ejecutivo, pueda romper todas las barreras que no ha podido superar.

ASÍ publicado en La Prensa Libre del jueves 20 de febrero del 2014.
http://www.prensalibre.cr/comentarios/98999-iuntranviamunicipal-.html